¿Has escuchado hablar alguna vez de la curiosidad como herramienta del cambio? En este post te contamos en qué consiste, cuáles son sus beneficios y cómo puede ayudar en las organizaciones a acelerar la transformación digital.

Gracias a un workshop sobre la curiosidad dirigido por la periodista y tal como ella misma se define “maestra de la curiosidad, Teresa Viejo hemos descubierto que la curiosidad es mucho más de la definición que nos ofrece la RAE. La Curiosidad, nos lleva a aprender aquello que no se conocemos. Se trata de una cualidad que impulsa nuestra creatividad y, lo mejor de todo, cada uno de nosotros la tiene. Ahora bien, podemos haberla desarrollado o que aún esté dormida. 

Y podemos ir más allá al aseverar que la curiosidad es una aptitud esencial en los trabajadores del siglo XXI. ¿Por qué? Por muchas razones. Entre otras, despierta la imaginación, aporta flexibilidad ante los cambios, potencia la capacidad de concentración y observación y mejora la habilidad para gestionar el miedo y la incertidumbre.

Desarrollo de la curiosidad: qué es y cuáles son sus beneficios

La curiosidad bien trabajada, es un arma muy poderosa para atraer y fidelizar clientes. Se trata de fomentar esa tendencia natural de las personas a sentirse atraídas por lo desconocido, lo curioso. Se vale de herramientas como la generación de expectativas, de confusión, la sorpresa, etc., para captar al consumidor.

Para que otros compren tu producto o servicio, es imprescindible aprender a usar el marketing de la curiosidad. También es indispensable en aquellas organizaciones que buscan la excelencia porque es el camino para seguir mejorando.

Así pues, ¿Cuáles son los beneficios de fomentar la curiosidad en la empresa?

  • Genera comportamientos deseados en el interlocutor
  • Capta la atención del consumidor
  • Produce expectación en la audiencia
  • Conecta emocionalmente con el usuario

La curiosidad, la cualidad clave del líder de equipos

Son muchas las cualidades que debe reunir un buen líder. Entre ellas debe figurar la curiosidad. Este no solo debe ser curioso, sino también debe saber cómo ejercitarla en su equipo para abordar la transformación digital con éxito.

Un líder curioso consigue el engagement de los miembros del equipo porque conoce bien cuáles son aquellas preguntas que motivan a la acción. Pero, además, la curiosidad es una herramienta para resolver conflictos, para identificar el talento y para reducir la resistencia al cambio en el entorno laboral.

Por último, es la habilidad necesaria para implementar la innovación en el seno de la organización, es decir, es la vía hacia la transformación digital.

¿Te has quedado con ganas de saber más?

Junto con Teresa Viejo, en INCIPY organizamos talleres de curiosidad para equipos.
Os ayudamos a conseguir mejores resultados.

CONTACTA CON NOSOTROS